Marlango – The Long Fall
Escribo en:
banner
Citas literarias:

Lo que uno busca en la literatura es un estremecimiento en la espina dorsal.
Nabokov.

La palabra es mitad de quien la pronuncia, mitad de quien la escucha.
Montaigne.

El recuerdo que deja un libro es más importante que el libro mismo.
Bécquer.

Club LIJZgz
LIJ Zaragoza
Hablamos de…
Archivos
¿Cuántos cotillas…?

visitor stats

Las tradiciones, los ritos, son necesarios. Pueden ser ritos sociales o personales. Pero cumplen una determinada función. Un rito social puede ser las uvas y las campanadas. Yo mantengo las campanadas, pero desde hace años, creo que desde que recuerdo, tomo lacasitos en lugar de uvas. Un final y comienzo de año dulce.

Un rito personal puede ser terminar el año con una determinada canción o poema. También ponerse ese vestido, esos zapatos o brindar con ese anillo dentro de la copa de cava junto a las personas a las que quieres para empezar bien el año.

Desde hace ya seis años, hay una tradición en este blog para despedir el año y darle la bienvenida al nuevo: el poema Ítaca, de Kavafis. (1, 2, 3, 4, 5, 6).

Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca
debes rogar que el viaje sea largo,
lleno de peripecias, lleno de experiencias.

No has de temer ni a los lestrigones ni a los cíclopes,
ni la cólera del airado Posidón.
Nunca tales monstruos hallarás en tu ruta
si tu pensamiento es elevado, si una exquisita
emoción penetra en tu alma y en tu cuerpo.

Los lestrigones y los cíclopes
y el feroz Posidón no podrán encontrarte
si tú no los llevas ya dentro, en tu alma,
si tu alma no los conjura ante ti.

Debes rogar que el viaje sea largo,
que sean muchos los días de verano;

que te vean arribar con gozo, alegremente,
a puertos que tú antes ignorabas.

Que puedas detenerte en los mercados de Fenicia,
y comprar unas bellas mercancías:
madreperlas, coral, ébano, y ámbar,
y perfumes placenteros de mil clases.

Acude a muchas ciudades del Egipto
para aprender, y aprender de quienes saben.

Conserva siempre en tu alma la idea de Ítaca:
llegar allí, he aquí tu destino.

Mas no hagas con prisas tu camino;
mejor será que dure muchos años,
y que llegues, ya viejo, a la pequeña isla,
rico de cuanto habrás ganado en el camino.
No has de esperar que Ítaca te enriquezca:
Ítaca te ha concedido ya un hermoso viaje.

Sin ellas, jamás habrías partido;
mas no tiene otra cosa que ofrecerte.
Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado.
Y siendo ya tan viejo, con tanta experiencia,
sin duda sabrás ya qué significan las Ítacas.

Ítaca, Kavafis

PD: Para despedir el año disfrutaré de esta canción de Amaral bien alto como otros años. Y mientras suena, me pondré lentamente el vestido rojo que me está esperando en el armario desde hace semanas para empezar conmigo el año.
¡Feliz año nuevo!

Este es el tercer año que participo en el Papá Noel Invisible entre blogs literarios que organiza Beleth en su blog Book Eater. Consiste en un Papá Noel Invisible entre todos los blogs literarios españoles que nos apuntemos a él. A mí me parece una idea estupenda y como los dos últimos años me encantó la experiencia, este año también me he apuntado.

Es divertido seguir el Papá Noel Invisible 2013 a través de twitter, con #PNI_2013. Unos comentan que están envolviendo los regalos, otros que tienen ganas de que les llegue, Beleth intenta poner algo de orden entre tanto descontrol… pero esperar la llegada de un regalo es siempre divertido. También la incertidumbre de saber si el regalo que le has mandado a tu víctima le habrá gustado.

Y, por fin, ¡llegó mi regalo!
Tengo que agradecerle a Dani, del blog La sabiduría de los libros, que haya sido mi PNI este año. Me ha gustado mucho, muchísimo. Le agradezco los libros y las monerías, porque ha acertado con todo.

collagepni2013

Como no soy muy buena con los collages y se han cortado un poco las fotos, os cuento. Abajo a la izquierda tenéis el paquete antes de abrirlo. Bueno, abierto y con minipaquetes dentro. Dos libros y un sobre con monerías. Abro primero los libros y me encuentro con… Fantastics beats and where to find them y El corredor del laberinto. Dos libros que estaban en mi wishlist y que seguramente habrían acabado cayendo después de Navidades. De hecho, El corredor del laberinto lo estaba leyendo ya en el e-reader porque es nuestro libro del mes en el club de lectura de literatura juvenil LIJZGZ. Y Fantastics beats and where to find them me encanta. Está en inglés, es un bestiario del mundo mágico de Harry Potter escrito por J.K.Rowling. Ya he empezado a cotillearlo y los comentarios escritos a los márgenes por Harry, Ron y Hermione son geniales.

En el sobre lleno de monerías había un montón de marcapáginas, una postal navideña bonita, un saquito con pinzas de colores para sujetar papeles o fotos, una vela aromática y un vaca-pinza para tener en la mesa con notitas (aunque eso no se ve en la foto porque se ha cortado). Una bola-corazón blandita, unos señaladores para marcar páginas de un libro y un calcetín navideño con chuches y chocolatinas de las que he dado ya buena cuenta.

Si queréis cotillear otros regalos PNI_2013, podéis hacerlo en este enlace, que recopila todos los regalos papá noel invisible blogs literarios que van llegando a sus víctimas. Gracias a Dani por los regalos y a Beleth por organizarlo.

La semana pasada, al empezar la clase particular con mi alumno, me preguntó si había leído El Hobbit y si había visto las pelis. Se acababa de estrenar en el cine La desolación de Smaug.
Mi alumno me contó que le había gustado mucho la peli y que, como sabía que yo leía mucho, que seguro que tenía en casa la tercera parte, porque no quería esperar otro año a que saliera la película final de la trilogía para saber qué pasaba al final.

Starting-the-Hobbit

La petición no me pareció nada extraña porque le suelo dejar libros a menudo, sobre todo los clásicos que le mandan leer en el instituto y que a él no le apetece nada leerse. De hecho, mi Don Juan Tenorio está ahora en su mesilla. Pero sí me hizo mucha gracia que me pidiera la tercera parte de la trilogía. Le expliqué que El Hobbit es un solo libro y bastante más corto de lo que se podría esperar; que la mayoría de lo que ocurre en las pelis es inventado y que el libro le gustará. A mí me gustó mucho la lectura y relectura.

Se sorprendió mucho cuando se enteró de que no es una trilogía -qué no es una trilogía hoy en día-. Pero casi se alegró, “así será más corto y más rápido de leer. Que las pelis son entretenidas, pero largas”, me dijo. Así que cuando termine de leerse Don Juan Tenorio le prestaré El Hobbit.

Como me hizo mucha gracia la anécdota, la puse en las redes sociales, en twitter y facebook. Y todo el mundo, como a mí, le hizo gracia. Hubo comentarios de “¿Y el cuarto libro de Los juegos del hambre? ¿Y el octavo libro de Harry Potter? ¿pero cómo no puede saber que sólo es un libro?”

Sí, a nosotros nos hace gracia, claro. Pero luego pensé que, en realidad, no tiene por qué saber que El Hobbit no es una trilogía. Y si ver las pelis le anima luego a leerse el libro, me parece estupendo.

Hace unos años yo estaba en su misma situación. Fui al cine a ver El Señor de los Anillos I – La Comunidad del Anillo y me encantó. Acto seguido, cuando me enteré de que esa película estaba basada en los libros homónimos, me los compré y me los leí. Esperé con ganas las dos siguientes pelis. Y seguí leyendo todo lo que encontré de Tolkien.

Lo mismo ha pasado con Harry Potter, Narnia, Crepúsculo o Los Juegos del Hambre. Y pasará con Divergente o Si decido quedarme. ¿Cuánta gente habrá ido a la librería o a la biblioteca después de ver las películas? ¿Cuántos habrán seguido leyendo después de eso?

Estoy de acuerdo en que los libros siempre pierden en las adaptaciones: desaparecen escenas, mezclan personajes, simplifican tramas, etcétera. Pero es que las películas son eso, adaptaciones de los libros que tanto nos han gustado. No cabe todo en una película. Por eso, si has visto la película y luego lees el libro, disfrutas el doble. Si tienes la doble suerte de haber leído el libro antes de ver la peli y que esta sea una adaptación decente, será genial. Si no nos ha gustado la peli, siempre nos quedará el libro.

Y puede que haya gente a la que le haya gustado la película, se entere de que está basada en un libro, y se anime a leerlo. Eso es lo mejor que puede pasar.

tumblr_mpmpgmHCs01sn3kz0o1_500

De verano a invierno pueden pasar muchas cosas.
Como que no sepas qué contar.
Como que no te apetezca contar nada.

El verano es para las risas con una cerveza en la mano en la terraza del bar del pueblo. O para pisar la playa en una escapada, llenarte el vestido de arena y sentirte feliz por no haberte quemado. Los chapuzones en la piscina. Los libros olvidados en la toalla y las meriendas de equilibrios con el helado jugando al rabino. La sensación extraña de ponerse pantalones largos tras llevar vestidos durante varios días. Los días cálidos en bikini y las noches de pantalón largo, jersey y deportivas. Que no duren nada las patatas fritas en la peña. Recenar amaneciendo. No querer hacer la maleta para volver a la ciudad.

Septiembre es un mes de esperas. De esforzarte y saber si va a funcionar(nos) o no. Al final no. De saber si vas a tener trabajo o no. Al final tampoco. De saber si vas a empezar el máster y si es tal y como cuentan las leyendas y la gente que ha sobrevivido a él. Al final sí, a ambas cosas.

Octubre fue un mes extraño. Unos Pilares sin música interesante. Dos o tres semanas tristes llenas de un vacío que sabes por qué está ahí pero no sabes cómo deshacerte de él o con qué llenarlo. Empezó sentada en clase sin entender qué te están contando o por qué y acabó en Barcelona, con sol, con risas, con libros, con amigos. Con un viaje, que siempre es lo necesario para cargar pilas y empezar de nuevo.

Noviembre está lleno de moodle, blackboard, googledrive y dropbox. De millones de apuntes del máster. De cómo imprimir los powerpoint para que se lean claros pero ocupen menos páginas. De cuántas asignaturas tengo, en cuántas se subdividen, cuántos trabajos tengo que entregar y con qué grupo voy en cada asignatura. Noviembre también acabó con amigos, con la primera fiesta para celebrar que estamos sobreviviendo al máster. Mal de muchos, consuelo de tontos. Que lo que une el máster, no lo separe nadie. Si no puedes con el enemigo, únete a él. Y etcétera.

Diciembre ya va por la mitad. Está lleno de niebla en Zaragoza, de querer viajar a ciudades europeas para ver los mercadillos navideños. Bufandas, gorros, guantes y abrigos. Diciembre tiene unas nuevas botas de tacón, un anillo artesano precioso de la XXX Feria de Artesanía y mil deadlines y fechas de entregas de trabajos de la Universidad. También tiene regalos escondidos en el armario y debajo de la cama y una preciosa agenda de 2014 por estrenar.

tumblr_meglj96Ttc1rwahmko1_500

 

julyalready

 

Como el año pasado:

Oh, no, it’s July already, que diría Calvin.

Y, como diría Bilbo, no he hecho la mitad de las cosas que desearía hacer y lo que deseo es menos de la mitad de lo que la mitad de amigos, viajes, risas, cafés/helados/cervezas, libros, películas y música se merecen.

¡Junio ya está aquí! Y con él llegan las últimas novedades literarias antes de las vacaciones. En este número te traemos unos contenidos de lo más variados que esperamos que amenicen tus mañanas de playa y tus tardes de piscina, y que te den alguna idea si no sabes qué leer bajo la sombrilla.

miniportada34

Pedro Riera, autor de la saga Hombre Lobo y ganador de un Templi por La criatura del bosque, ha querido acercarse a nuestro porche para contarnos cómo trabaja y cuáles son sus próximos proyectos (¡y ha revelado muchos secretos!). Desde el otro lado del charco, Sarah Dessen, reconocida autora de múltiples novelas como Just listen o Una canción para ti, ha encontrado un rato para acercarse a nuestra terraza y dejarse entrevistar.

En este número, analizamos en profundidad el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil, y hablamos con algunos de los autores que lo han ganado en los últimos años, como Laura Gallego, Maite Carranza o Alfredo Gómez Cerdá. En nuestra sala de cine al aire libre, a la que por supuesto estás invitado, se proyectará la película El secreto de la última luna, basada en la novela El pequeño caballo blanco, de Elizabeth Goudge, y las adaptaciones al cine y a la tele de Ana, la de Tejas Verdes, de L. M. Montgomery, nuestra autora de ayer.

Aprovecharemos el sol para practicar nuestras dotes como guerreros y descubrir los secretos de los más conocidos de la literatura juvenil. Repasaremos nuestras estanterías de libros olvidados para intentar ayudar a Rosie Rushton a responder a la pregunta que se hace en el título de su novela: ¿Por qué me sale todo mal? Y os descubrimos una maravillosa novela que por el momento solo podréis leer en inglés: Rapture Practice, de Aaron Hartzler.

Si te parece ver un barco pirata a lo lejos, no te asustes: es el Borrasca, en torno al cual gira el argumento de El buque fantasma, pero ya no encierra ningún peligro… o eso nos han asegurado. Y si la playa y el sol no son lo tuyo, no te preocupes, que tenemos un gran repertorio de jardines en nuestro «Lugares fantásticos» de este número, donde recorreremos los distintos escenarios de El jardín secreto.

A media tarde os sugerimos un viaje a San Francisco, más concretamente a la librería 24 horas abierta del Sr. Penumbra. Y como seguramente nos sobre un ratito antes de dormir, os proponemos descubrir la novela Aún te quedan ratones por cazar en nuestra sección «¿Solo para niños?».

Esperamos que disfrutes del nuevo número, lector, y que descubras entre sus páginas nuevas historias para comenzar el verano con buen pie.

grafiti1

En mi barrio ha aparecido un grafitero poeta que deja mensajes bonitos en las paredes de algunos edificios. Los mensajes no duran más de una semana antes de que los limpien y borren, pero cuando vas paseando y te los encuentras, te sacan una sonrisa. Te hacen pensar a quién estarán dirigidos y si ella lo sabe. O quizás es una grafitera, y se los escribe a él. O a ella. Quién sabe.

Estos dos grafitis de la foto aparecieron en junio. Los vi -y los compartí- un día camino de la biblioteca, porque, no, aunque haya terminado la carrera, no he terminado de estudiar. Y con la titulitis que nos ha invadido, se necesitan más cursos, formaciones especializadas, certificación de idiomas y etc.

Pero estos dos grafitis me sacaban una sonrisa camino a la biblioteca en junio.

grafiti2

PD: He buscado grafiti en la RAE. Yo pensaba que llevaba más efes y tes pero resulta que no.

miniportada33

La primavera ha llegado, por fin, y con ella tu cita bimestral con El Templo de las Mil Puertas.

Este abril para darle la bienvenida al buen tiempo y celebrar a nuestro modo el Día Internacional del Libro, tenemos preparado un número repleto de contenidos literarios muy interesantes.

Para este número hemos tenido la oportunidad de entrevistar a Javi Araguz, autor de El mundo de Komori, y la británica Jenny Valentine, conocida por títulos como Busco a Violet Park o Cómo empezó mi vida prestada.

Entre otras cosas, hemos cogido una puerta que nos ha llevado directamente a visitar las oficinas de la editorial Versátil en Barcelona. También hemos ido al cine a ver Hermosas criaturas y traerte el «Del papel a la pantalla» de este mes, y en «Criaturas fantásticas» te descubriremos unos bichitos que no son muy conocidos: Los familiares. Además, tenemos pensado llevarte de paseo por El País de las Maravillas que Lewis Carroll creó para Alicia.

Y nos vamos de clásico a clásico porque nuestro «reportero» te recomienda este mes La verdadera historia del Capitán Garfio, y en «Autores de ayer» te presentamos a Samuel Clemens, padre de Tom Sawyer y Huckleberry Finn, y más conocido como Mark Twain.

En nuestras secciones de reseñas especiales te traemos títulos de todo tipo. Por un lado, rescatamos del olvido la novela Blanco y negro, de Malorie Blackman, que fue finalista como novela extranjera independiente en la primera edición del Premio El Templo de las Mil Puertas (aunque ahora sabemos que es una saga). En «¿Solo para adultos?» traemos Ready Player One de Ernest Cline, una novela de ciencia ficción que ha cosechado muy buenas críticas en todo el mundo. Para la sección de libros infantiles que todo el mundo debería leer, también conocida como «¿Solo para niños?», tenemos a un invitado muy especial: El doctor Proctor y los polvos tirapedos, del noruego Jo Nesbø. Y por último, A Shimmer of Angels es nuestra recomendación de libros extranjeros aún no disponibles en español.

Además de todo esto, tenemos un reportaje central muy acorde con lo que nos depararán las próximas semanas: las ferias de los libros, quiénes, cuándo y cómo se organizan. Esperamos que te guste y así veas con otros ojos las ferias que visites este año.

Y para terminar, como siempre, un montón de reseñas de novedades, así que sírvete algo de beber, siéntate donde nadie pueda interrumpirte y disfruta de otro número cargadito de contenidos de El Templo.

bellabook1     bellabook2

[En el gif, la razón por la que sigo viendo la serie Once Upon a Time de vez en cuando:

el personaje de Belle y su amor a los libros]

Abril es un mes literario. Día del Libro Infantil y Juvenil (2 de abril) y día del Libro, así, en general (23 de abril). Ese es el día en el que murieron Cervantes, Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega; mismo día, pero no con el mismo calendario.

En este mes he leído más. No sé qué había hecho los tres primeros meses del año, en realidad, no sé ni dónde ha estado mi mente esos meses. Supongo que el aire del Mont Saint Michel ha alejado algunos monstruos.

Por mi mesilla han pasado algunos premios, como Parco y El extraordinario ingenio parlante del profesor Palermo, de Jordi Sierra i Fabra. También Luces en el canal, estupendo premio Barco de Vapor de David Fernández Sifres. He vuelto a sumergirme en los misterios que José María Latorre escribe siempre con su nuevo libro El templo enterrado y he espiado las cartas que la protagonista de Nubes de Ketchup manda a un convicto gracias a su autora Annabel Pitcher. Me han sorprendido mucho, por su brevedad e intensidad Siempre estaré allí de Andrés Guerrero y Últimos días en el puesto del este de Cristina Fallarás. Y he disfrutado de Calle Berlín 109 de Susana Vallejo, Mi familia y otras especies en peligro de extinción de Carla Gunn y Croquetas y wasaps de Begoña Oro. Y seguro que me he dejado algún libro más por el camino…

A finales de abril terminamos el proyecto de Tras las portadas. Entre noviembre, marzo y abril, hemos dado casi una cincuentena de charlas sobre literatura juvenil en institutos de todo Aragón y me lo he pasado muy bien. También he aprendido mucho. Gracias a todos los que habéis asistido a las charlas y a los que luego nos seguís por twitter o visitáis el blog.

Ah, si os queréis reír un poco, en twitter tenéis @libros_enfurec y #postureolectores.

El día del Libro en Zaragoza se celebra con borrajas y claveles. A veces con cierzo, pero esta vez tocaba un sol precioso de primavera. También se celebra con libros, claro, muchos libros, a lo largo de todo el paseo Independencia. Con autores firmando sus novelas, con libreros sin parar de vender en todo el día, con la ya tradicional rivalidad entre si es San Jorge o es Sant Jordi. El paseo Independencia no son las Ramblas, pero se parece. En el día del Libro, nos juntamos una veintena de personas del club de lectura de literatura juvenil LIJZgz para ir a comprar libros, entrevistar autores, pedir firmas y comer en el parque mientras hacíamos algunas pruebas literarias para divertirnos.

Ah, también hemos publicado el trigésimo tercer número de nuestra revista digital de literatura juvenil El Templo de las Mil Puertas. Sí, vamos por el 33 ya. Pero eso mejor os lo cuento en otra entrada, que se me está acabando el mes.

A veces es necesario irte muy lejos para encontrarte. O para empezar a buscarte. Quizás esa es la razón por la que muchos espacios de reflexión se encuentran en el final del mundo más retirado y alejado que pudieron encontrar. Los monasterios de Meteora en Grecia. O el templo en cabo Sounion y su atardecer, otro finisterre griego mirando al mar. Esos fueron dos finales de mundo griegos que visité hace años: el primero, es el final de la tierra casi rozando el cielo; el segundo, un finisterre griego en la costa con uno de los atardeceres más bonitos del mundo.

finisterre francés

Hay lugares que son un final. Y otros que son un comienzo. Hay momentos que se quedan suspendidos en el tiempo, casi con miedo a seguir avanzando, porque cuando pasen, ya no hay vuelta atrás. Hay vientos que te revolucionan el pelo, que casi se llevan tu gorro, que entran en tu cabeza y ponen patas arriba todas tus ideas. Hay remolinos que se llevan tus preocupaciones y corrientes de aire tan frías que te dan la excusa perfecta para coger de la mano a quien va contigo, a tu lado.

Hay muchas escaleras para seguir andando camino, para subir, para avanzar. Hay ventanas amplias, para mirar más allá. Hay mar, por todas partes, que sube y baja casi sin que nos demos cuenta, que es más rápido que tú y te cierra el camino que tú habías planeado seguir. Hay senderos confusos, hay equívocos de caminos, para no tener más remedio que admitir el fallo, dar marcha atrás, empezar de nuevo. Hay infinitas salas, llenas de historia, vacías de muebles y tapices que ya no guardan el calor de otros tiempos. Y cuando crees que llegas arriba, al final, que has terminado, sales a una amplia explanada y todo es grande y casi eterno a tu alrededor. Sólo hay mar, horizonte, sol y aire por todas partes. Mires donde mires, el infinito, el lento pero constante movimiento del mar y sentirte muy pequeña y muy grande a la vez.

Todo eso, y mucho más, había en el monte Saint-Michel, al norte de la Bretaña, técnicamente ya en la Normandía francesa.

 

Mont Saint-Michel

A veces, es mejor dejarse llevar.
Para qué salir peinada y perfecta en la foto, si, en el fondo, prefieres que él te despeine. Y también el viento.