10 OCT 2010

Woman with a crow, de Picasso

Leo un libro aprovechando la última luz de la tarde, con las cortinas abiertas de par en par pero la ventana bien cerrada. Tras el cristal, empiezan a caer las hojas, el viento agita las ramas -aunque no es el cierzo- y parece que ya llega el frío a estas tierras inglesas. Ya tengo el radiador de la habitación encendido.

En mi libro, dos personajes estaban hablando cuando uno de ellos nombra un cuadro de Picasso que yo no conocía. No diré que es raro porque la obra de Picasso es enorme, casi inabarcable, pero sí diré que me ha fascinado tanto como todas las obras de Picasso que conozco, tanto como me fascina el pintor, el artista.
Picasso en El cultural de Nerea

picasso180

Mirad a la mujer, la posición de sus manos, sus dedos finos y alargados, la manera de acariciar al cuervo, de mirarle, rozar con sus labios su cabeza, un cuervo estilizado que no la mira a ella. Los detalles de la oreja femenina, de las garras del ave. Un mujer delgada, casi escuálida, cuyo abrigo beis es casi más grande que ella, en un fondo azul potente como sólo Picasso podría pintar.
¿No os fascina? ¿No os sacude algo al mirar un Picasso? A mí siempre. Y más cuando descubro nuevas obras que no conocía.

Me hago un té caliente, subo un poco la temperatura del radiador, me pongo calcetines, dejo la imagen de la mujer en la pantalla del ordenador y ella me mira, acariciando al cuervo, mientras yo sigo leyendo.

2 thoughts on “Woman with a crow, de Picasso

  1. >is there any way to get this lessened? With ER bills there always is – try to see if the ER you went too has a published financial aid I was able to avoid paying a ridiculous $3000 for a shoulder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>